El libro «Minerales No Metálicos, Rocas Industriales y Gemas de Bolivia», proporciona por primera vez bastante información del Precámbrico Oriental, su geología para dar pautas a los legisladores, quienes puedan ofrecer la seguridad necesaria en este tiempo de paz para mejorar y actualizar la legislación de modo que existan políticas que favorezcan, ahora al país, a entidades e industriales nacionales, profesionales, técnicos y trabajadores con el objeto de empezar la industria química básica, cuya fuente son los no metálicos.
En el Precámbrico un paso muy necesario es contar con buenos caminos, para la mayor exploración; de modo que su intelectualidad, comience el desarrollo de la minería. Rincón del Tigre, Manomó, Complejo Alcalino de Velasco, San Ramón, Ascensión de Guarayos son nuevos centros de prospección, con futuro.
El boro, de los grandes y pequeños salares, puede empezar la industria química del país, hasta desarrollar a plenitud el potasio, magnesio y en especial el litio, metal cuya diversidad de usos puede llenar todas las necesidades energéticas de la humanidad. Pues el país cuenta con la reserva más grande del mundo, en salmueras los cuatro elementos indicados y otros más.
La actividad de no metálicos apoya a la agricultura, que requiere de fertilizantes, capas fosfáticas intercaladas en sedimentos ordovícicos, existen en el bloque paleozoico de Los Andes Orientales desde la frontera peruana hasta la frontera argentina; a la industria minera, de este país minero; desde explosivos, carburo de calcio, reactivos para los ingenios de concentración, y hasta construcciones de fundiciones. También puentes, túneles, represas para agua y edificios.

Extracto del Libro Minerales No Metálicos Rocas Industriales y Gemas de Bolivia del Ing. Salomón Rivas 

Pin It