El libro «Minerales No Metálicos, Rocas Industriales y Gemas de Bolivia», proporciona por primera vez bastante información del Precámbrico Oriental, su geología para dar pautas a los legisladores, quienes puedan ofrecer la seguridad necesaria en este tiempo de paz para mejorar y actualizar la legislación de modo que existan políticas que favorezcan, ahora al país, a entidades e industriales nacionales, profesionales, técnicos y trabajadores con el objeto de empezar la industria química básica, cuya fuente son los no metálicos.
En el Precámbrico un paso muy necesario es contar con buenos caminos, para la mayor exploración; de modo que su intelectualidad, comience el desarrollo de la minería. Rincón del Tigre, Manomó, Complejo Alcalino de Velasco, San Ramón, Ascensión de Guarayos son nuevos centros de prospección, con futuro.
El boro, de los grandes y pequeños salares, puede empezar la industria química del país, hasta desarrollar a plenitud el potasio, magnesio y en especial el litio, metal cuya diversidad de usos puede llenar todas las necesidades energéticas de la humanidad. Pues el país cuenta con la reserva más grande del mundo, en salmueras los cuatro elementos indicados y otros más.
La actividad de no metálicos apoya a la agricultura, que requiere de fertilizantes, capas fosfáticas intercaladas en sedimentos ordovícicos, existen en el bloque paleozoico de Los Andes Orientales desde la frontera peruana hasta la frontera argentina; a la industria minera, de este país minero; desde explosivos, carburo de calcio, reactivos para los ingenios de concentración, y hasta construcciones de fundiciones. También puentes, túneles, represas para agua y edificios.

Extracto del Libro Minerales No Metálicos Rocas Industriales y Gemas de Bolivia del Ing. Salomón Rivas 


Pocas son las obras para estudio, investigación y para elevar el nivel cultural, que se editan en el país y vale la pena alentar, a aquellos que hacen tales esfuerzos.

El libro «Los Minerales de Bolivia y sus Parajes», es una obra necesaria para el desarrollo de la industria minera de Bolivia.
La minería es pilar importante de la economía como suministradora de moneda extranjera para la importación de maquinaria que necesitamos para el desarrollo y para elevar el estándar de vida.

Santa Cruz, se está desarrollando, hay muchas misiones científicas que han visitado y estudiado los cerros, montes y chacos del gran departamento. El libro Los Minerales de Bolivia sus Parajes, escrito por el Ing. Salomón Rivas, tomando como base el pequeño libro Mineralogía Boliviana de Federico Ahlfeld, da a conocer al público nacional, por primera vez, las conclusiones y recomendaciones de interés de las mencionadas investigaciones y también de los estudios que él ha realizado en la Provincia Precámbrica Polimetálica.

Entendemos que la mayor actividad minera de Bolivia está en el Occidente, en las cordilleras Andinas y Altiplano, donde mucha gente vive por la explotación de los minerales y donde el autor del libro ha realizado la mayor parte de su experiencia profesional de 44 años.

El país minero tiene depósitos mundialmente famosos, que a la fecha continúan produciendo minerales de estaño en las minas de Huanuni, Llallagua y Chorolque; yacimientos de plata como Potosí, famoso desde ya casi 500 años; yacimientos de zinc en las minas de Colquiri, La Paz y Porco, Potosí; grandes yacimientos de oro en Tipuani, La Paz y Kori kollo, Oruro. Salares y cientos de lagunas de evaporitas, útiles para la higiene personal y limpieza de maquinarias como el boro; también con la mayor reserva mundial de litio, potasio y magnesio del Gran Salar de Uyuni. Y los enormes prospectos del Precámbrico que son comparados con los grandes productores de niquel, cromo, cobre, estaño, fosfatos uraníferos y hierro del mundo; representados en el Departamento de Santa Cruz, en Rincón del Tigre, Ascensión de Guarayos, Cerro Manomó y Mutún, respectivamente.

Presentación del Libro Minerales de Bolivia y sus Parajes Tomo I y II del Ing. Salomón Rivas


Con una nueva Empresa, propiedad de todo el pueblo con un capital de 10 millones de dólares, se produciría 9 millones de mineral de hierro al año, que nos daría una ganancia, jamás alcanzada nacional, de 90 a 135 millones de dólares anuales.

Que constituye el mejor negocio de nuestros recursos naturales, en este caso el minero, que nos abre el campo de formar técnicos y obreros nacionales para el desarrollo industrial y nos da la oportunidad de elevar el nivel de vida de todos los bolivianos y el dinero para que paso a paso firme, se continuaría a una siderurgia integral.

Los porteños del río fronterizo, sus autoridades, las autoridades del Departamento y de la Nación, no escuchan este razonamiento, no saben minería y no les interesa industrializar el país.

Al mismo tiempo todos sabemos que las empresas transnacionales nos hacen daño, se llevan lo mejor del depósito, nos dejan en peor ignorancia y peor pobreza, pero todos persisten en entregarles el gran depósito.

Los gobiernos, en estos últimos 10 años, por falta de visión, que es frecuente, han pensado en grande, en millones de millones de dólares que no tenemos y la licitan, pero MUTUN está al alcance de nuestros bolsillos, es trabajo, sacrificio y amor a nuestros cerros, no es servirnos de ellos para dinero del bolsillo, es luchar con el calor, los mosquitos, los desastres naturales y doblegar a la naturaleza para bendición nuestra.

Tenemos hierro para trabajar 500 años, gas para 30 años, no hay planificación, ni ganas para progresar, parece que a las autoridades no les interesa que el contingente laboral se vaya al exterior y que en la nación siga la miseria, la inflación, y en nuestra gente que siga el baile en las calles y la ignorancia. Pobre país.

Extracto del libro:  MUTÚN es de todos los bolivianos
Reservas: 40 mil millones de toneladas de hierro y 10 mil millones de toneladas de manganeso
Ing. Salomón Rivas, 2006 (55 páginas)


En un país minero productor mayormente de concentrados de minerales, MUTUN constituía la única alternativa de diversificar y mejorar el negocio productivo del país, con hierro, que también lo utilizamos, más que cualquier otro metal.

El yacimiento de MUTUN de principio, por estar cubierto de una costra enriquecida, ella está lista como materia prima para cualquier fundición de producción de hierro esponja y aceros.

Entonces es en primer lugar materia prima para exportación, nada difícil para el conocimiento tecnológico nacional.

Ahora es el tiempo de precios altos y en ascenso, gran demanda mundial y el gasoducto pasa por la región y cuya prioridad es servir al país.

El libro indica que el MUTUN es de todos los bolivianos, así que nos hemos perjudicado todos. MUTUN es nuestra caja fuerte, nuestro tesoro y hubiera sido la puerta del bienestar nacional.

En las paginas del pequeño libro se da opiniones publicadas en prensa, como las de La Patria de Oruro que dice: Licitar MUTUN en milloncitos de dólares en explotación para esperar, y sin un adecuado control y fiscalización de los beneficios, con posibles cambios de políticas nacionales a corto plazo y con ingresos por cuenta gotas, nos mantendrá en el mismo grado y sistema de una economía sin perspectiva.

Luego se da el conocimiento de los depósitos mundiales y nacionales de hierro; parámetros de experiencia minera de un open pit exitoso en Japo, deposito de estaño en Oruro, para volcarlo en MUTUN. Una base de las fundiciones y acerìas para el conocimiento general y del cruceño principalmente y conceptos de economía siderurgia y del acero y un Desafío para nuestra gente.

Extracto del libro:  MUTÚN es de todos los bolivianos
Reservas: 40 mil millones de toneladas de hierro y 10 mil millones de toneladas de manganeso
Ing. Salomón Rivas, 2006 (55 páginas)


Pocos saben que Bolivia está entre los grandes productores de antimonio del planeta, al lado de la gigante China progresista y Sudáfrica, país adelantado del primer mundo.
China hacía temblar a los productores de estaño, tungsteno, antimonio y bismuto del mundo, minerales estratégicos, cuando ponía al mercado grandes cantidades de esos minerales y los precios bajaban tremendamente, esa fue la causa del atraso de la minería en Bolivia, país minero; por ende la miseria de nuestra nación.
Gran alegría hay en Bolivia, porque los precios de estos metales bélicos, están subiendo a niveles altos. Las minas chinas de antimonio de gran producción como Nandan 100,000 ton mineral al año y otras de la provincia Guangxi, fueron cerradas por el gobierno, debido a muchas fatalidades en profundidad (agotamiento?). La mina Sud en Hsikuangshan de la provincia Hunan se inundó, producía 350,000 ton de mineral al año (Bolivia produce unas 40,000 ton mineral de antimonio). La demanda mundial anual es de 110,000 ton finas de antimonio y China cubría 80,000 TF, Bolivia unas 5,000 TF. De modo que ahora por falta de concentrados para sus fundiciones chinas, ellas han reducido su producción del metal y de los derivados químicos.
China pueblo artístico, patriótico, amante de sus familiares, gente trabajadora y estudiosa, que ha sufrido atropellos internos y de conquistadores, ahora tiene gran industria y se está armando, por ello, necesita lo que le queda de antimonio, estaño, tungsteno y bismuto, hasta empieza a ser importador y buscador en ultra mar.
Lo que nos queda es ser virtuosos, hacer bien las cosas, estudiar trabajar, amar nuestras familias y a toda la gente. Así que a meter las manos, sudando, para producir estos minerales, comenzando todos a empujar los carros mineros.
Nuestras grandes minas de antimonio Chilcobija, Candelaria, Churquini, Caracota y Rosa de Oro han sido agotadas hasta el fondo de sus bolsones, que no pasaron los 300 m de profundidad. El resto son minas chicas de bolsones superficiales trabajados hasta acabarlos, donde resulto ser fondo, el agua y la roca que fluía por la ausencia de la silicificación, la cual también terminaba de arriba abajo.
Como la minería del antimonio se ha caracterizado en la explotación del bolsón a la bolsa y nada para exploración, se desconoce su potencial, siempre calculado al mínimo. Es conocido que lo mejor del yacimiento está en los afloramientos, requiere ahora incursionar en éstos, con una minería moderna (open pit) para el antimonio e investigar el mercurio de esas cargas y los cuarzos que bordean los bolsones, por oro.
Las altas cotizaciones están presentes, así que nos toca hacer proyectos para inversiones, sino ninguna nueva producción habrá en Bolivia, país que ha cedido su potencial de alta ley a precios miserables a las exigencias de las grandes guerras. De primer productor mundial de antimonio (1975-80) y de primera calidad (broza de 65% Sb), nos hemos ido casi a la cola.
El modelo universal de los yacimientos de estibina (Sb2S3), es saddle reefs (albarda o silla de montar). Las minas chicas pueden ser de una montura aflorante, y las grandes de varias de ellas, una sobre otra, declinando la mina hacia profundidad. También hay clavos de óxidos de Sb con calcedonia, en «farellones» que son como diques de cuarcitas, de origen celestial.
Las cúspides de los anticlinales por la mecánica del plegamiento están fracturadas (local shear zones), conductos por donde ha entrado la mineralización. Cuando el anticlinal es simétrico, los estratos preferenciales (reservorios) de cuarcitas del Ordovícico, se mineralizan en los dos flancos, bajan, se adelgazan y terminan en el seno del sinclinal vecino; ejemplo Chicobija a 325 m.
En anticlinales asimétricos el flanco menos inclinado es el mineralizado; ejemplo Caracota con 7 manto vetas.
El libro da conocimiento para que podamos explotar más técnicamente el antimonio para obtener el mayor beneficio, cuidando las regiones y sus habitantes.

Extracto del Libro Antimonio en Bolivia del Ing. Salomón Rivas